Nausicaä del valle del viento (Hayao Miyazaki, 1984)

Nausicaä

Nausicaä

Ante todo tengo que hacer referencia a la gran obra gráfica que ya comenté anteriormente por aquí. Dicho esto, muchos (bueno los tres o cuatro que veis el blog de vez en cuando) ya sabréis de mi gusto por la animación japonesa, por su mayor carga en el guión frente a la espectacularidad vacía de mucha parte del cine made in america.
En este caso me interesaba saber si estaría a la altura de la obra original y debo decir que me decepcionó algo. Esperaba mucho más. Es una buena obra, deja su parte de mensaje ‘ecologista’ que obviamente también tenía la obra original y tiene el mismo ‘tacto’ visual que el comic. Por ello es una obra bonita y muy entretenida pero que no pretende abordar los problemas, no sólo ambientales, sino de relaciones entre el mundo que se abordan en la obra original. En esta toda la narración sobre guerra entre Tormekia y Durku desaparece (de hecho es que aquí no existe Durku), los conflictos entre la princesa de Tormekia con sus hermanos y padre (situación de la mujer) tampoco aparecen (de nuevo no hay hermanos ni padres de Kushana).
Así que tiene toda la carga de imagen y movimiento del manga japones, pero le falta su hecho diferencial: un guión profundo y con varios temas. Mal asunto condensar 6 magníficos tomos del gran Miyazaki en tan solo 90 minutos, aunque el creador sea el propio Miyazaki. En todo caso, si deseas ver la película (un rato agradable seguro que lo tienes) no leas antes el cómic. Quizás así puedas realizar una crítica más objetiva que la mía.

Super 8 (J. J. Abrams, 2011)

Super 8

Super 8

Me esperaba bastante más de esta película. Hay varias cosas interesantes y, sobre todo, me han gustado las relaciones entre los niños del grupo y el rodaje de la película. Una vuelta a la infancia para los que como yo tienen los mismos años que tendrían esos niños en el día de hoy.
Pero luego está la parte ‘misteriosa’. Esta parte de la película que es la que envuelve el avance de la aventura me ha parecido decepcionante. Algunas imágenes espectaculares (el descarrilamiento o la lucha del ejército en el interior del pueblo) que quedarían bien en una película de superhéroes tan de moda últimamente, me parecen totalmente fuera de lugar.
Da la impresión como si hubieran querido hacer dos películas: una espectacular y con un contenido previsible y lineal para niños de alrededor de 10 años y otra sobre las relaciones entre los niños en el marco de finales de los años 70 para un público de entre 35 y 45 años al que es fácil sacarle una sonrisa cómplice. Y el resultado es un entretenimiento efectista, divertido a veces, pero sin contenido.
En los trailers y en algunos comentarios leídos por ahí se la consideraba como una mezcla entre ET y Encuentros en la tercera fase. Nada más lejos de la realidad. Sobran casi todas las escenas relacionadas con el alienígena. El guión está lleno de topicazos sensibleros, abundantes en las películas de Hollywood, guiños a aquella época (cámaras de video, walkman, fiestas). Sobre la escena final de la construcción de la nave y despedida del alienígena, no tengo palabras para ella ¿de qué iba? ¿por qué pudo hacer eso al final y no al principio y se habían ahorrado, y a los espectadores, más de una hora de guión previsible e innecesario?

En resumen, una película entretenida para ver en familia pero de la que yo esperaba más, mucho más. De hecho, hubiera preferido ver los primeros minutos hasta el descarrilamiento y que luego hubieran proyectado la película que rodaban los niños. No tenían tantos medios como Spielberg y compañía pero apuntaba muchas más cosas el director y actores de esa película que la de la que formaban parte.

Un cuento chino (Sebastián Borensztein, 2011)

Si hubiera que definir esta película en dos palabras, estas serían sin duda: ternura, humor. Una genial película de claro corte argentino con todo lo que ello implica (bueno, al menos para mí).
Uno no deja de sonreír en ningún momento viendo al ferretero cascarrabias quejándose de los clientes pelotudos, de los proveedores que se equivocan siempre en su contra. Pero también el ferretero que agacha nunca la cabeza contra la injusticia, ya sea esta el intento de ‘compra’ por parte del proveedor o el sinsentido de meter al chino en el calabozo. Sólo es incapaz de actuar ante el gorila de la embajada china, pero cualquiera…
Y todas estas sonrisas se entremezclan con el inmenso cariño que se les coge a los dos protagonistas: el chino incapaz de incomunicarse y aceptando todo lo que se le ofrece, nunca quejándose y poniendo siempre buena cara a la fortuna que entiende que ha tenido al encontrarse con Ricardo. Y éste, incapaz de relacionarse con Mari o su cuñado, únicos seres vivos con los que parece levemente abandonar su soledad. Pero obligado a compartir su casa con una persona a la que no conoce y con la que no puede comunicarse.
La actuación de los protagonistas es magistral y los ‘documentales’ basados en los recortes de noticias del ferretero, son geniales y dicen mucho del personaje.
Francamente hay películas que merece ver. Y esta es una de ellas.

Fahrenheit 451 (François Truffaut, 1966)

Fahrenheit 451

Fahrenheit 451

Es difícil separar la opinión sobre esta película de la que en su día me produjo la novela de Ray Bradbury.
La película no consigue mostrar esa sensación de agobio del personaje en ese mundo y sobre todo no hace llegar el significado de la prohibición de la lectura en la sociedad. Es, desde ese punto de vista, una obra que no adquiere su sentido pleno por sí sola. Sin la lectura del libro uno no puede entender o se hace extraordinariamente difícil, el comportamiento de la ‘sociedad’: la mujer de Montag y sus amigas, los vecinos que salen a la calle en el momento de la persecución, …
También prescinde la película de uno de los elementos que, en mi opinión, hace del cuerpo de bomberos la imagen del cuerpo ultrarrepresivo que en realidad es en esa sociedad. Lo sustituye con referencias al miedo que provoca el uniforme o a la escena de registro en el parque infantil. También he echado de menos a Faber, ese personaje que ahonda en los entresijos morales de Montag y le lleva a su destino. Aquí es sustituido por una Clarisse que tiene una función mucho mayor que en la novela original (catalizador inicial y despertador de Montag al mundo en que vive realmente). Aquí Clarisse es la que despierta a Montag pero también quien le lleva de la mano en su búsqueda y quien le conduce hasta su final. Un final casi de cuento de hadas, en ese aspecto bastante diferente del original.
Pero aunque le falten esos aspectos a la película sí que hay un aspecto en el que creo que acierta: la no utilización de máquinas enormes, pantallas por todas partes o coches a velocidades de vértigo. Es un acierto porque acerca mucho más la sociedad representada a la sociedad actual (bueno, la peli es de 1966 y la pantalla de casa de Montag se podía considerar ciencia ficción, ahora ciertamente no). La escena en que la vecina explica a Montag que Clarisse y su tío eran gente rara, mostrando casi sin palabras los tejados del vecindario, me parece absolutamente fantástica.
En fin, una obra que no llega ni de lejos a alcanzar la profundidad de la novela, pero que en conjunción con la misma nos ayuda a comprender un poco más la importancia de tener una sociedad educada y culturalmente libre.

Pretty Woman (Garry Marshall, 1990)

Pretty Woman

Pretty Woman

No voy a hacer muchos comentarios sobre esta película que habrá visto casi todo el mundo. Es la clásica historia de cuento de hadas en la que el caballero (el ejecutivo Richard Gere) rescata del submundo (la prostitución) a una joven cenicienta (Julia Roberts). La joven se ve deslumbrada por el nuevo mundo que comienza a conocer pero resulta que tiene más vida que el propio caballero, al que finalmente salva de su propia oscuridad (pasa de ser un ejecutivo malo malísimo a uno bueno buenísimo).
Obviamente el guión no es de lo mejorcito ni los actores están en su mejor forma. Pero al personaje de Julia se le coge cariño y los secundarios están realmente bien, sobre todo el director del hotel, las miradas del botones o la escena del ‘peloteo’ en la tienda de ropa.
Es una historia sin más para pasar un par de horas solo o en compañía. Es de esas películas que quizás no verías normalmente, pero que si te pillan, como me pillaron a mí ayer, cansado y sin saber qué hacer, se dejan ver de un tirón. Francamente entretenida.

Antes del amanecer (Richard Linklater, 1995)

Antes del amanecer

Antes del amanecer

Interesante historia de la relación de una pareja. Se sienten interesados el uno por el otro en un viaje de tren y deciden conocerse durante un día, sin complejos, prejuicios o esperanzas, ya que al día siguiente sus vidas se separarán para siempre. Es interesante el planteamiento de la idea y me han gustado bastante los diálogos de los personajes, sus movimientos y gestos, toda la comunicación no verbal durante su estancia en la ciudad de Viena. No me acaba de convencer el principio, demasiado artificial ni el final, algo pastelero.
En todo caso, una película entretenida, que se deja ver muy bien y que agrada. Lo mejor sin duda, la actuación de los personajes y los diálogos.

Dime que me quieres – Tell me you love me (Cynthia Mort, 2007)

Dime que me quieres

Dime que me quieres

Interesante serie sobre la vida y los problemas de cuatro parejas:
– Un matrimonio ‘tipo’ de mediana edad con dos hijos. Todo es perfecto salvo su sexualidad. Deciden poner remedio y entonces aflora todo aquello que se acumula después de muchos años de convivencia (había escrito supervivencia, quizás habría valido).
– Una pareja joven, profesionales de exito, llevan más de un año intentando tener un hijo. Ninguno de los dos parece tener una disfunción orgánica pero el embarazo no llega y eso afecta a su vida en común.
– Dos jóvenes enamorados deciden casarse después de vivir juntos unos meses. Su relación es sobre todo sexual y ante la inminencia de la boda surgen las dudas sobre la fidelidad mutua.

Estas tres parejas son mostradas en pequeñas escenas en las que no se cruzan sus vidas. Viven en mundos diferentes y, en las pocas ocasiones en que sus vidas se juntan no hay una interacción estable. Es decir, son tres historias separadas. Sin embargo aparece una figura que se encarga de realizar la unión de estas vidas: las tres parejas consultan a la misma terapeuta familiar. Y de ahí sale la cuarta pareja de la historia:
– La terapeuta, ya cercana a la tercera edad, vive con su marido ya jubilado. Esta historia secundaria nos habla también de los problemas de pareja. En todas las edades la sexualidad, el amor, la confianza o desconfianza, surgen de manera inevitable y suponen no un problema ni una bendición sino una oportunidad para conocerse mejor y aprender de uno mismo y de la persona con que compartes tu vida.

Además de estas cuatro parejas hay personajes secundarios que indicen más si cabe en estas situaciones: la hija que con tan sólo 12 años le pregunta sobre la masturbación a su madre; el divorciado que vive aventuras en una noria emocional; la pareja perfecta que se divorcio, las familias con hijos ‘al uso’. Toda esta amalgama de personajes y situaciones reales, descarnadas en las que se quita toda posibilidad de dramatización para acercar lo más posible a la realidad, hacen una serie en 10 capítulos que merece la pena ver. Una mini obra de arte para televisión.

Y sí, para los que hayan buscado en internet, también hay escenas de sexo explícito (no tanto como se dice, pero es que parece que si sale un pene en la tele tenemos porno duro) pero estas escenas están imbricadas dentro de la trama y son parte de los problemas que se muestran. Como dice en uno de los últimos capítulos la joven a la terapeuta: “Tuvimos un polvo mediocre y luego un gran polvo pero no podía decirle Te quiero”. Quien busque en esta serie únicamente carnaza se aburrirá. Para eso hay otro tipo de series/cine. Aquí no hay sexo, hay problemas, soluciones y situaciones e igual que para mostrar los problemas del trabajo ves una discusión entre un constructor y su proveedor, para los problemas de sexo se muestra un orgasmo fingido o un sexo inapetente.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: